Scarlett Johansson se hace viral al intentar insultar a Chris Hemsworth

01SCARLETT

En Hollywood es habitual escucharlo: Chris Hemsworth es una persona encantadora. Y guapo. Es normal por tanto que Scarlett Johansson tuviera tantos problemas para insultarle en un duelo en el que se batió con el actor.

Hemsworth y Johansson protagonizaron el jueves Playground Insults, una sección de la emisora británica BBC Radio 1 en la que le proponen a dos famosos insultarse sin piedad frente a frente.

La actriz que pone rostro a Viuda Negra empieza con una injuria no precisamente creíble contra Hemsworth: “¡Eres feo!”.

“La belleza está en el interior y tú por dentro eres simplemente horrible”, le responde Hemsworth a Johansson, que ya empieza a ponerse tensa. El actor termina por sacarla de quicio cuando le dice que tiene suerte de ser preciosa porque no tiene nada en el cerebro, a lo que Johansson responde con un: “Eso es simplemente mezquino”.
Johansson gana después algunos puntos cuando se mete con lo mucho que tarda Hemsworth en prepararse en maquillaje y peluquería en los rodajes, o con los suéteres que el australiano ha acostumbrado a lucir en las campañas de promoción de sus películas: “Tienes una colección cada vez más grande de cardigans de la abuela y tenía pensado hablarte sobre ello. Es básicamente como si fueras un anuncio andante de Ann Taylor”.

Hemsworth aprovecha la temática de moda para preguntarle a Johansson si cuando fue a la playa por última vez, sabía de antemano que la sombrilla que usó acabaría convertida en los pantalones a rayas que luce durante el video. El australiano también se mete con lo difícil que es deletrear el nombre de Johansson.

“¿He mencionado lo feo que eres?”, responde Johansson. Poco antes, la actriz había comparado los bíceps de Hemsworth con pavos de Acción de Gracias, pero acaba retractándose: “No, están genial. Los amo. Lo siento”.

Ya lo decía Melissa McCarthy al hablar sobre Hemsworth, que había sido su compañero de reparto en Ghostbusters: “Nunca he pedido con tanta fuerza que alguien fuera un completo capullo”. ¡Pero no lo es!