Refuerzan guerra contra opiáceos en Nueva York

01REFUERZAN GUERRA

 

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, anunció este lunes un nuevo y agresivo plan para hacerle frente a la grave crisis de salud pública que ha originado la epidemia por sobredosis y muertes por el abuso de opiáceos que se han incrementado de manera alarmante en la ciudad en los últimos años.

Durante una rueda de prensa en el Lincoln Hospital de El Bronx –que junto a Staten Island son los condados más golpeados por esta epidemia–, de Blasio dio a conocer los detalles de la nueva y ambiciosa iniciativa llamada ‘HealingNYC’ que, con una inversión anual de $38 millones, está enfocada en reducir en un 35% las muertes por sobredosis de opiáceos en los próximos cinco años en la Gran Manzana.

Acompañado de la primera dama Chirlane McCray, la doctora Herminia Palacios vice alcaldeza de Salud y Servicios Humanos, la comisionada del Departamento de Salud e Higiene Mental, la doctora Mary Bassett y el comisionado del Departamento de Policía, James O’Neill, el Alcalde anunció que ‘HealingNYC’ estará basado en cuatro áreas: prevenir las muertes por sobredosis de opiáceos, prevenir el abuso y la adicción por opióides, proteger a los neoyorquinos con tratamientos efectivos contra las drogas y reducir el suministro de substancias ilícitas en las calles.

“Esta crisis ha acabado con demasiadas vidas. En el año 2016, unos 1,300 neoyorquinos murieronpor sobredosis de drogas, eso es cerca de cuatro muertes por día. Eso significa que cuatro vidas acabaron prematuramente por una enfermedad que tiene cura. Estas son más muertes por sobredosis que en cualquier año que tengamos en los récords. Y ello se debe a los opióides“, dijo la primera dama Chirlane McCray.

Según estadísticas suministradas por la Alcaldía y las autoridades de Salud metropolitanas, el 90% de las muertes por sobredosis se debe al uso de heroína y fentanyl, y las mismas superaron los fallecimientos por homicidios o accidentes de tránsito en el 2016. Los vecindarios más afectados son el sur de El Bronx y el sur de Staten Island, aunque ningún vecindario es inmune a esta crisis.

Y, si bien la epidemia de sobredosis y muertes por abuso de opiáceos afecta a todos los segmentos demográficos de la ciudad por igual, los latinos representan el segundo grupo con las cifras más altas, 31%, y sólo superados por los blancos con un 43%. En tercer lugar se ubican los afroamericanos con 21%.

Según explicó McCray, aunque los opiáceos prescritos siguen siendo la principal causa de muertes por sobredosis, se ha visto un incremento alarmante de fallecimientos por el abuso de heroína y fentanyl. Este último es un opióide sintético que es 50 a 100 veces más poderoso que los analgésicos como la morfina (pain killers).

“Esta droga en particular, el fentanyl, es especialmente letal y durante la última mitad del año pasado fue la causante de casi la mitad de todas muertes por sobredosis en la ciudad”, dijo McCray quien aseguró que la adicción es una enfermedad como cualquier otro desorden mental y por lo tanto debe ser tratada de igual forma.

Según dijo De Blasio, uno de los principales problemas que han enfrentado las autoridades de Salud de la Ciudad para enfrentar esta crisis ha sido el estigma que existe sobre este tema.

“Tenemos que llegar a personas a las que no hemos llegado. Se trata de romper el estigma y poner las herramientas en las manos de los miembros de familia, amigos y conocidos que puedan salvar la vida (de una víctima de sobredosis). Tenemos que hacer que la gente hable sobre retos de las enfermedades de salud mental y de el abuso de substancias para acabar con el miedo que muchos miembros de familia sienten”, dijo De Blasio.

Culpan a farmacéuticas

El Alcalde dejó claro que, para él, parte de la culpa de esta crisis de salud pública la tiene la industria farmacéutica por su avaricia corporativa. “La industria farmacéutica por muchos años ha fomentado el uso excesivo de analgésicos adictivos que, desafortunadamente, están envenenando a nuestra sociedad. Los analgésicos son las drogas más adictas del planeta. Tan sólo en 2010 las ventas únicamente de oxycodone superaron los $3,000 millones“.

Además de seguir trabajando junto a los doctores neoyorquinos, con el fin de reducir el número de recetas prescritas para analgésicos, otra de las principales estrategias anunciadas por el nuevo plan de la Ciudad, destaca ampliar la disponibilidad y la distribución en toda la ciudad de más de 100 mil dosis de la medicina naloxone, que revierte los efectos de una sobredosis y por ende salva vidas.

De acuerdo a lo informado por la doctora Mary Bassett, durante el 2016, el Departamento de Saluddistribuyó 15,000 estuches de naloxone en toda la ciudad. Esta medicina se puede adquirir en más de 750 farmacias de la Gran Manzana sin necesidad de prescripción médica y se planea aumentar ese número a más de mil establecimientos.


Se ampliará la disponibilidad y la distribución en toda la ciudad de la medicina naloxone, que revierte los efectos de una sobredosis de opiáceos y heroína.

Héctor Mata de la organización Vocal NY, en Washington Heights, conoce de primera mano lo importante que es tener naloxone disponible para las personas en mayor riesgo de sufrir una sobredosis.  El activista, que ha estado al frente de la lucha contra esta crisis por casi una década, ha salvado la vida de 26 personas utilizando ese antídoto.

“Es importante enseñar sobre el uso apropiado de naloxone y proveer materiales educativos para los niños. Naloxone puede ayudar a una persona a recuperarse de una sobredosis y retornar a su vida. Pero en nuestros vecindarios la gente no habla del uso de drogas. Es un tabú y mucha gente está sufriendo en silencio. Si cada neoyorquino tuviera acceso a naloxone y supiera lo fácil que es usarlo, muchas más vidas serías salvadas”, dijo Matos.

Por su parte, el comisionado del Departamento de Policía , James O’Neill, informó  que, gracias a que los oficiales de policías de toda la ciudad comenzaron a portar más de 13,000 estuches de naloxone en 2015, se han salvado la vida de 141 personas, 51 de las cuales ocurrieron el año pasado y 17 en lo que va de este año.

Como parte de la nueva iniciativa ‘HealingNYC’, O’Neill destacó que se han asignado 84 detectives especiales para que investiguen cada uno de los casos de sobredosis que ocurra en la ciudad, sea fatal o no, con el fin de tratar de llegar a los que distribuyen y venden las drogas en las calles de Nueva York.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>