Por qué Ellen DeGeneres está planteándose poner fin a su programa

01ELLEN

Si hay alguien que puede presumir de haber soportado los embistes del tiempo y la decadencia de audiencias televisivas, Ellen DeGeneres es una de esas figuras. Pero puede que su periplo por la televisión estadounidense, al menos con su programa, esté acercándose a su fin.

DeGeneres podría poner fin a Ellen en 2020, cuando acaba el contrato que firmó a primeros de este año. La presentadora lo confirma en un perfil de The New York Times publicado este miércoles en el que también confiesa las razones por las que estuvo a punto de no renovar la última vez. DeGeneres apunta que su hermano es el que le insiste para que siga porque cree que su programa es uno de los pocos rayos de luz en el día a día televisivo, marcado por la agenda de Donald Trump y la división política del país. Su mujer, Portia DeRossi, opina lo contrario.

“[De Rossi] se enfada cuando mi hermano dice que no puedo dejarlo”, cuenta DeGeneres. Su mujer defiende que la comediante puede permitirse hacer otras cosas diferentes a su programa diario: “Sólo creo que es una brillante actriz y monologuista que no tiene que tener su talk show para explotar su creatividad. […] No veo el final de su programa como el final de su carrera”.

DeGeneres dice en la entrevista que quiere mostrarse a sí misma de forma completa, algo que su programa actual no le permite porque también está interpretando a un personaje como presentadora y entrevistadora: “Hay una pequeña, pequeña diferencia”.

Lejos de programas como el de Samantha Bee, de corte abiertamente político y progresista, la de DeGeneres era una de las pocas propuestas televisivas que, tal y como la de Jimmy Fallon, han intentado alejarse de la toxicidad mediática del último par de años en Estados Unidos. Y mientras que a Fallon esa decisión le ha perjudicado en audiencias, para DeGeneres ha supuesto un empujón importante. Su programa ha dado las mejores audiencias entre los talk shows de su franja horaria, creciendo año a año entre el demográfico clave: las mujeres de entre 25 y 54 años.

DeGeneres es una de las presentadoras que mejor relación tiene con numerosas celebrities, incluidas destacadas amistades con Jennifer Aniston, Justin Timberlake, Kirsten Bell o la mismísima Michelle Obama. Sus colaboraciones con la exprimera dama se cuentan entre algunas de las mayores sensaciones virales de los últimos años.
Y pese a que la comediante todavía no ha tomado una decisión definitiva sobre el futuro de su programa, DeGeneres dejaría un vacío enorme en la parrilla televisiva de las mañanas a la espera de que alguien recoja un testigo que arde. Cómicos como Conan O’Brien saben lo que es quemarse al sustituir a un grande, como cuando fracasó al relevar a Jay Leno en The Tonight Show; mientras que otros como Trevor Noah han sabido hacerse un hueco a base de consistencia pese a tener que sentarse en la silla que dejaba una eminencia como Jon Stewart en The Daily Show. ¿Quién sería capaz de ocupar el hueco de DeGeneres? Como Trump y sus rivales demócratas en las próximas presidenciales, puede que toque empezar a hacer campaña para 2020.