¿Por qué el insomnio te pone de mal humor durante el día?

01

Además de la alteración de la función biológica también una investigación sugiere que existe una causa genética que relaciona el insomnio con los cambios de humor
¿Cuándo duermes poco te sientes con alteraciones del humor durante el día?
La falta de sueño genera una situación de “hiperalerta”, estrés, malestar y falta de energía, irritabilidad, falta de concentración, apatía, ansiedad, cambios de humor y hasta depresión.
Esto es debido a que dormir es una función biológica durante la cual se activan procesos neurológicos relacionados con relacionados con la memoria, el aprendizaje y el reposo metabólico.
La neuróloga Dra. Celia García Malo explica que cuando no se goza de un sueño de calidad la persona puede experimentar inestabilidad emocional durante su rutina diaria.
La pregunta sigue siendo, ¿qué relación tienen los trastornos del sueño con los cambios de humor?.
Una investigación publicada en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) señala que una alteración del gen PER3 correspondiente al reloj circadiano, podría ser la clave.
Función de nuestro reloj circadiano
La especialista en trastornos del sueño informa que el gen PER3 se ha relacionado con nuestro reloj biológico. “La alteración en nuestros patrones de sueño-vigilia efectivamente puede conducir a cambios de humor, malestar, frustración y ansiedad”.
Entonces, las funciones biológicas y de conducta que están reguladas por el ritmo circadiano se ven afectadas por este gen.
Cuando el reloj circadiano se desregula produce trastornos del sueño y alteraciones fisiológicas importantes.
Pruebas de alteración genética aplicadas a ratones sobre su gen PER3, presente en el reloj circadiano, demostraron que tras los cambios de su ritmo y un sueño irregular, mostraron comportamientos de apatía y depresión.
Los resultados de este trabajo sugieren que este gen puede ser el nexo entre las horas de descanso y la regulación del humor.
Horas de buen sueño
La neuróloga advierte que la frecuencia de insomnio a medio-largo plazo tiende a asociarse con ansiedad aumentada y depresión. ¡La buena noticia es esta condición tiene cura!.
Dormir 8 horas diarias no es la receta perfecta para todos, cada quien tiene necesidades diferentes respecto al sueño y al descanso. De hecho hay a quienes dormir poco les sienta bien.
Además, durante un sueño de baja calidad se produce un aumento de “hormonas de estrés” como por ejemplo cortisol, y una alteración en “hormonas de bienestar”, como serotonina.
El insomnio induce a sentir fatiga, ausencia de descanso mental, tristeza e incapacidad de llevar a cabo las tareas diarias.
Por ello la Dra. Celia García Malo recomienda realizar las siguientes prácticas de higiene del sueño:
-Relajarse las horas antes de ir a dormir.

-Dejar a un lado las preocupaciones.

-No revisar mails ni las reuniones del día siguiente.
“Debemos relacionar el ir a la cama con un momento de bienestar evitando lo que nos puede llevar a nerviosismo y demorar que conciliemos el sueño” sostiene la neuróloga.