Medios internacionales reportan de la desgracia ocurrida en Panamá.

01

La policía de Panamá rescató a 15 personas, incluidos algunos niños, que permanecían retenidas por una secta religiosa en la comarca indígena Ngäbe Buglé, una zona indígena de difícil acceso.

Esta operación de la policía nacional y la fiscalía, “se dio con la captura de 10 miembros de la secta” conocida como La Nueva Luz de Dios, indicó el Ministerio de Seguridad Pública en su cuenta de la red Twitter.

El ministerio reveló imágenes con ambulancias y policías bajando de un helicóptero y colocando en una camilla a una de las personas liberadas.

Guillermo Arrocha, de la Caja del Seguro Social, informó a periodistas que entre los liberados hay siete niños y dos mujeres embarazadas que han necesitado ser atendidos por personal médico. Algunos de los rescatados presentan golpes y quemaduras, según Arrocha.

Estamos hablando de un tema complejo, de un grupo que se dedicaba a maltratar y cometer actos criminales en contra de la comunidad”, declaró el fiscal superior regional de las provincias de Chiriquí y Bocas del Toro, Rafael Baloyes .

El equipo de la fiscalía se desplazó al lugar donde encontraron una fosa con otras víctimas.

La operación policial tuvo lugar en la comunidad de Alto Terrón de Santa Catalina de la comarca Ngäbe Buglé, a unos 250km de la capital, Ciudad de Panamá.

Según medios locales, las víctimas presentaban golpes y heridas, y algunas estaban amarradas.

Dos personas que fueron atendidas recientemente en un hospital de la provincia de Veraguas habían denunciado exorcismos por parte de la secta.

El pasado 5 de diciembre las autoridades panameñas detuvieron a 17 extranjeros, entre ellos dos niños, supuestamente integrantes de otra secta religiosa, en un operativo realizado en la localidad costera de San Carlos, a unos 75 kilómetros al oeste de Ciudad de Panamá.