Maduro ya no abrirá sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU

01maduro

 

La información fue revelada en un comunicado por el organismo, que había invitado al mandatario para responder por un reciente informe sobre el uso desproporcionado de la fuerza y actos de tortura por parte de policías y militares contra manifestantes y detenidos durante las protestas en contra de la Asamblea Nacional Constituyente en el vecino país.

De acuerdo con el comunicado de las Naciones Unidas, Venezuela no detalló por qué canceló la presencia de Maduro, mientras la misión de Venezuela en Ginebra no se ha pronunciado al respecto.

Rechazo a su presencia en Ginebra

En cuanto el mandatario expresó su interés de asistir el próximo lunes, organizaciones de derechos humanos reaccionaron con desagrado a la noticia.

Una coalición de 12 activistas de derechos humanos de América Latina, Estados Unidos y Europa pidió al Consejo de Derechos Humanos de la ONU que convoque una reunión urgente para finalmente suspender la adhesión de Venezuela a ese organismo, que fue reelegida en 2015, al tiempo que expresó “conmoción” de que permitan que el presidente venezolano, abra su sesión de este año.

“El dictador usará el podio de las Naciones Unidas para burlarse del mundo, ya que continúa promoviendo el hambre, golpeando, torturando, encarcelando y matando a su propia gente con impunidad”, dijo en un comunicado Hillel Neuer, director ejecutivo de la organización UN Watch, con sede en Ginebra.

“Instamos a los Estados miembros a no permitir que el más alto órgano de derechos humanos del mundo sea abusado de esta manera”, añadió, y pidió que, en su lugar, hubiera una respuesta sólida de las democracias a esa intención.

“Antes de que Maduro hable el lunes, el Perú en nombre del Grupo de Naciones de Lima, apoyado por la Unión Europea y Estados Unidos, debe moverse para un debate urgente y luego adoptar una versión de esta resolución para finalmente expulsar al régimen de Maduro del UNHRC, y para establecer una Comisión de Investigación para responsabilizar a los autores de abusos flagrantes de los derechos humanos “, dijo Neuer.

Esta organización también denunció que, pese al pedido de que se adopte una decisión en el seno del Consejo para retirar a Venezuela, “todo lo que hemos oído son rumores de una declaración conjunta de una minoría de países, lo cual está muy lejos de una resolución del Consejo”.

El informe

El informe de la ONU es alarmante. Según el organismo, las fuerzas de seguridad emplearon sus armas de servicio durante las manifestaciones, causando la muerte de 27 manifestantes entre el primero de abril y el 31 de julio, periodo en el que murieron un total de 124 personas.

De esas 124 muertes, las fuerzas de seguridad son responsables de al menos 46: dos por inhalación de gases lacrimógenos, uno por perdigones de plástico, 14 por perdigones y “metras” (canicas), dos por el impacto de cartuchos de bombas lacrimógenas u otros y 27 por armas de fuego.

De hecho, el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, al presentar el informe final el pasado 30 de agosto, dijo que la democracia en Venezuela “está apenas viva, si es que sigue viva”.

Se presume que el próximo lunes, en Ginebra, se solicite al Consejo de Derechos Humanos tomar medidas para evitar un mayor deterioro de los derechos humanos en ese país, lo que incluiría mecanismos de supervisión, informes regulares o una comisión de investigación.