Maduro: “relación Venezuela – EE.UU. está en su peor momento”

01MADURO

 

El presidente venezolano Nicolás Maduro afirmó el martes que las relaciones con Washington están en su peor momento, pero se mostró dispuesto a conversar telefónicamente con su par estadounidense Donald Trump.

“Yo si quiero hablar con Trump”, dijo Maduro en una conferencia de prensa al reconocer que a pesar de las fricciones que mantienen los dos países, él está abierto a un diálogo con Washington y precisó que próximamente le enviará una misiva a su par estadounidense. “Quiero que la relación con Estados Unidos cambie para bien y nos ahorremos tensiones”, agregó.

El gobernante denunció que el objetivo de las élites estadounidenses es “ocupar militarmente y someter a Venezuela a los designios de sus trasnacionales y de los factores de poder”, pero descartó que su gobierno vaya a ceder a los “chantajes” y a la “campaña de difamación mundial” que aseguró que enfrenta Venezuela.

Tras la declaración que realizó este mes el presidente Trump, quien expresó que estaba considerando una posible acción militar en el país sudamericano, Maduro admitió que “ahora lamentablemente estamos en el peor momento” de la relación con el gobierno de Estados Unidos.

El mandatario venezolano acusó a su homólogo de haber emprendido una “persecución financiera” contra Venezuela, pero sostuvo que no le teme. El gobernante agregó que está preparando un conjunto de medidas, con el apoyo de la oficialista Asamblea Constituyente, para defenderse “del bloqueo comercial, petrolero y financiero”, que aseguró estaría preparando Trump. “Venezuela va a tomar esas sanciones como un reto y una oportunidad y pide el apoyo del mundo”, acotó.

Al ser cuestionado sobre la capacidad militar de Venezuela, el gobernante indicó que las fuerzas militares disponen de los mejores sistemas aportados por Rusia e incluyen sistemas de artillería, misiles, defensa antiaérea y fusiles. La fuerza armada venezolana tendrá durante el fin de semana un ejercicio de defensa integral.

El mandatario anunció que muy pronto espera ir a Rusia con motivo de asistir a reuniones bilaterales para discutir relaciones comerciales, acciones en materia petrolera y para fortalecer los acuerdos de cooperación militar.

Las nuevas fricciones con Estados Unidos se dan en medio de la tensión política generada por las últimas medidas de la Asamblea Constituyente y por las protestas antigubernamentales que se extendieron cuatro meses y dejaron al menos 122 muertos y casi 2.000 heridos.

Más de una docena de países, entre ellos Estados Unidos, condenaron la decisión que tomó la semana pasada la Constituyente de asumir las competencias legislativas de la Asamblea Nacional —de mayoría opositora— que se ha negado a reconocer el nuevo cuerpo que se instaló a inicios de mes.

El Departamento de Estado de Estados Unidos expresó en un comunicado la semana pasada que mientras el gobierno de Maduro siga comportándose como “una dictadura autoritaria” están dispuestos a llevar “todo el peso del poder económico y diplomático estadounidense” en apoyo al pueblo venezolano y su intento de restaurar su democracia.

A inicios de mes, Washington amenazó con aplicar sanciones económicas contra Venezuela si seguía adelante con el proceso para reescribir la constitución. Maduro y más de una decena de funcionarios y constituyentes venezolanos han sido sancionados en las últimas semanas por Estados Unidos.

Venezuela y Estados Unidos, que carecen de embajador desde 2010, han mantenido durante más de una década tirantes relaciones que no han afectado el intercambio comercial, especialmente de petróleo.

Venezuela exporta un promedio de 700.000 barriles diarios de crudo al mercado estadounidense, según estimaciones de la Administración de Información de Energía de Estados Unidos, lo que representa cerca de la mitad de las exportaciones petroleras venezolanas y un ingreso anual estimado de 11.000 millones de dólares.