La ONU denuncia detenciones arbitrarias, uso “generalizado” de la fuerza excesiva y torturas en Venezuela

01LA ONU

 

Descargas eléctricas, amenazas de muerte y violencia sexual, son algunos de los “tratos crueles” que han sufrido los arrestados durante las manifestaciones contra el gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela, según expuso este martes la ONU que denunció el “uso generalizado y sistemático de fuerza excesiva” y acusó a las fuerzas de seguridad de ser responsables de la muerte de al menos 46 personas.

La ONU se basa en testimonios que recabó a un equipo de especialistas en derechos humanos por encargo del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad, ante la negativa del gobierno de Venezuela de permitir el acceso de los investigadores de la ONU.

 

“Las entrevistas realizadas a distancia (…) sugieren que en Venezuela ha habido un uso generalizado y sistemático de fuerza excesiva y detenciones arbitrarias contra los manifestantes“, declaró Ra’ad, en un comunicado. “Varios miles de personas han sido detenidas arbitrariamente, muchas de ellas han sido víctimas de malos tratos e incluso de torturas”, añadió.

 
 

Los expertos realizaron unas 135 entrevistas a distancia a víctimas y familiares, así como a testigos, periodistas, abogados, médicos y a un funcionario de la oficina de la Fiscal General, según el comunicado.

“Hemos recibido informes creíbles de trato cruel inhumano y degradante por parte de las fuerzas de seguridad a los detenidos, que podrían ser definidos en varios casos como tortura”, afirmó la portavoz de la Oficina, Ravina Shamdasani, al agregar que “estos no fueron casos aislados”.

“Descargas eléctricas”

“Hasta el 31 de julio, la Oficina de la Fiscal General había investigado 124 muertes en el contexto de las manifestaciones. Según el análisis del equipo de derechos humanos de la ONU, las fuerzas de seguridad son responsables de al menos 46 de esas muertes, mientras que los grupos armados progubernamentales, denominados ‘colectivos armados’, serían responsables de otros 27 fallecimientos“, precisa el comunicado.

 

Según indicios “verosímiles” las fuerzas de seguridad han infligido “tratos crueles, inhumanos o degradantes a los detenidos, y que en algunas ocasiones han recurrido a la tortura”, alerta el Alto Comisionado.

En concreto denunció el uso de “descargas eléctricas, prácticas de colgar a los reos de las muñecas durante periodos prolongados, asfixiarlos con gases y amenazarlos con la muerte –y en algunos casos con la violencia sexual- a ellos y a sus familiares”.

Los testigos relataron también cómo las fuerzas de seguridad dispararon gases lacrimógenos a corta distancia sin previo aviso y la policía usó como munición canicas, perdigones, tuercas y tornillos.