La Casa Blanca niega que la conversación entre Trump y Putin fuera un “encuentro”

01LA CASA BLANCA

 

La Casa Blanca dijo este martes que el segundo encuentro entre el presidente, Donald Trump, y su homólogo ruso, Vladímir Putin, ocurrido durante la cumbre del G20 en Alemania no fue tal, sino una mera “conversación”.

“No hubo un ‘segundo encuentro’ entre Trump y Putin, solo una breve conversación al final de una cena. La insinuación de que la Casa Blanca trató de ‘esconder’ un segundo encuentro es falsa, maliciosa y absurda”, se defendió la Casa Blanca en un comunicado.

Esta conversación, que hasta este martes no había salido a la luz, transcurrió el pasado 7 de julio en el marco del G20 de Hamburgo durante una cena organizada por la canciller alemana,Angela Merkel, a la que solo acudieron los mandatarios y sus parejas.

El experto en geopolítica y presidente del Grupo Eurasia, Ian Bremmer, informó este martes en una entrevista televisiva de ese intercambio, que la Casa Blanca confirmó a medios nacionales.

 Sin embargo, ante el revuelo levantado por la información, la Casa Blanca quiso detallar las circunstancias de la conversación.

“No es solo perfectamente normal, sino que es parte de los deberes del presidente, interactuar con los líderes mundiales”, dijo la Casa Blanca, al explicar que durante dicha cena Trump “habló con muchos líderes”.

El propio Trump reaccionó a estas informaciones y arremetió, como es habitual, contra los medios de comunicación que las publicaron.

Captura de pantalla 2017-07-19 a las 7.45.48 a.m.

“La noticia falsa sobre la cena secreta que tuve con Putin es ‘enferma’. Todos los líderes del G20, y sus parejas, estaban invitados por la canciller alemana. ¡La prensa lo sabía!”, dijo Trump en un mensaje en su cuenta privada de Twitter.

“¡Las noticias falsas -prosiguió- son cada vez más deshonestas! Hasta una cena organizada para los 20 líderes en Alemania la hacen ver siniestra”.

 Captura de pantalla 2017-07-19 a las 7.45.57 a.m.

En la cena, Putin y Trump tenían asientos asignados en lados opuestos de la mesa, pero hacia el final del evento el presidente estadounidense se levantó para sentarse al lado del mandatario ruso y hablar con él.

 Según Bremmer, ese segundo encuentro duró una hora, aunque la Casa Blanca lo calificó de “breve”.

Trump y Putin ya habían mantenido ese día un encuentro, el primero desde que el magnate llegó a la Casa Blanca, que duró cerca de dos horas y en el que acordaron una tregua para el suroeste de Siria y decidieron abrir un canal de comunicación para Ucrania.