Juliette Lewis se convierte en viral al pedir que Britney Spears nos salve de Satán

01JULIETTE

Britney Spears no le hace falta aparecer en un vídeo para convertirse en la protagonista de un viral mundial: con que la nombren es suficiente. Lo demostró en 2007 cuando, en plena bajada a los infiernos, un adolescente llamado Chris Crooker se grabó llorando desconsolado pidiendo a los medios que dejaran de reírse de ella al grito del ya mítico “Leave Britney alone”; y lo ha vuelto a conseguir ahora que otra persona reclama su presencia para salvar el mundo.

Eso sí, la gracia es que esta vez no es un chaval anónimo el que pierde la cabeza por la cantante, sino Juliette Lewis. Una musa del cine independiente de los 90 que entra en éxtasis mientras escucha un tema de Spears en su coche y decide grabarse para coronar a Britney como la elegida para sacar este planeta de la oscuridad en la que se encuentra inmensa.

En un clip publicado en su cuenta de Instagram, Lewis, que actualmente protagoniza la serie Camping para HBO, aparece haciendo playback como si no hubiera un mañana al ritmo de Work Bitch, canción de Spears publicada en 2013 y una de las más conocidas de su repertorio. “Tiempos más sencillos”, grita la actriz a cámara mientras suena la música.

Aunque no es ese el vídeo que nos ha hecho acordarnos de la que una vez protagonizó títulos esenciales de los 90 como Asesinos natos, Abierto hasta el amanecer o El cabo del miedo; sino el speech que se marca en otro segundo clip en el que parece directamente poseída. “Britney Spears, puedes salvarnos”, grita. “¿Está acaso Satán controlando el universo?”, afirma antes de volver a hacer playback.

 

Video insertado

 

Eso sí, que nadie tema por la salud mental de Juliette. Viendo la repercusión que ha tenido el vídeo, ella misma se ha encargado de aclarar que solo estaba intentando “hacer reír a sus seguidores” mientras intenta lidiar “con los terribles incendios” que asolan ahora mismo California. Una manera particular de entender el humor, desde luego. Pero se agradece el intento.