Jonathan Araúz enciende la mecha y da sus primeros 3 hits en MLB

001

Después de cuatro juegos y nueve turnos en blanco, el novato panameño Jonathan Araúz finalmente pudo encender la mecha ofensiva para dar sus primeros tres imparables en las Grandes Ligas.

Araúz, de 22 años, actuó como titular en la tercera base en el duelo que sus Medias Rojas de Boston cayeron 8 por 7 ante los Rays de Tampa la noche del lunes.

El criollo sonó de 4-3 y además empujó las dos primeras carreras de la campaña para subir su promedio a .231 (3 en 13). Defensivamente jugó los nueve episodios.

Nacido en Chiriquí y formado deportivamente en Panamá Oeste, Araúz sonó su primer hit en las mayores en el cierre del quinto episodio hacia el prado central ante los envíos del zurdo Ryan Yarbrough.
“Gracias, papá”, fueron sus palabras mirando hacia el cielo cuando llegó a la inicial.

Más tarde, en el cierre del séptimo la estrellaría contra el ‘Monstruo Verde’ del Fenway Park para su segundo inatrapable y el cierre del noveno con bases llenas pondría la pelota entre el jardín izquierdo y central para traer dos carreras a la casa. Incluso pudo haberse ido de 4-4, pero en su primer turno fue víctima de una gran atrapada en el prado central de Kevin Kiermaier.

EL NÚMERO 18

Con su actuación de ayer, Araúz se convierte en el panameño número 18 que da 3 o más hits en un juego en su año de debut en Grandes Ligas.

Héctor López (1955); Chico Salmon (1964); Rod Carew, Ramón Webster y Manny Sanguillén (1967); Rennie Stennet (1971); Omar Moreno (1976); Roberto Kelly (1987); Sherman Obando (1993); Orlando Miller (1994); Julio Mosquera (1996); Carlos Lee (1999); Julio Zuleta (2000); Luis Durango (2009); Rubén Tejada (2010); Allen Córdona y Johan Camargo (2017) antecedieron a Araúz en ese logro.
CAMARGO LA BOTA

Mientras tanto en otro encuentro de la jornada del lunes, los Filis de Filadelfia superaron 13 por 8 a los Bravos de Atlanta.

En este duelo, el panameño Johan Camargo sonó su segundo jonrón de la campaña. El capitalino bateó de 4-1 con una anotada, una remolcada y un ponche para dejar su promedio en .182.