Jennifer Love Hewitt recuerda el bonito gesto que Michael Jackson tuvo con ella de pequeña

01LOVE

Aunque Jennifer Love Hewitt es conocida principalmente por la serie ‘Entre fantasmas’ o por sus películas juveniles como ‘Sé lo que hicisteis el último verano’, lo cierto es que su carrera comenzó mucho antes, cuando era tan solo una niña. Uno de sus primeros trabajos de relevancia, principalmente oor su compañero de rodaje, fue un anuncio publicitario en el que compartía protagonismo con el mismísimo Michael Jackson.

En aquel momento la actriz, que tenía tan solo 10 años, no era consciente de la inmensa fama del rey del pop, pero sí recuerda que le causó una muy buena impresión que con el paso del tiempo ha dado pie a una gran admiración por un motivo concreto. Además de enseñarle algunos pasos de baile y hacer gala en general de una gran simpatía, el legendario cantante tuvo un bonito gesto que nadie esperaba: tras enterarse de que Jennifer tenía que abandonar el rodaje antes de lo previsto para acudir a una función benéfica, él decidió sin que nadie se lo pidiera que también quería aportar su granito de arena a la causa.

“Lo que más me gusto de Michael es que, al final del día, antes de marcharse, se tomó un momento para acercarse a mí y decirme: ‘No eres consciente de lo importante que es que estés haciendo algo por los demás, que resulta tan importante para otras personas. No cambies nunca, sigue siendo este tipo de persona’. Y realizó una donación muy grande en mi nombre a la organización con la que yo estaba trabajando, que era algo que yo no hubiera podido hacer en ese momento. Esa fue su manera de recalcar lo importante que era ayudar a los demás. Y me pareció extraordinario porque no tendía por qué haberlo hecho”, ha recordado la intérprete a su paso por el programa de Jimmy Kimmel.

Más adelante, Jennifer tuvo además la oportunidad de visitar el famoso rancho que fue el hogar de Michael durante años y en el que construyó un parque de atracciones y un zoo.

“Nos mantuvimos en contacto y más adelante tuve la oportunidad de ir con mi madre unas cuantas veces a ‘Neverland’, cuando aún celebraban grandes eventos. Un año fuimos el día de Acción de Gracias y recuerdo que era una gran fiesta con mucha gente. Había pavo, una noria… y en la propiedad había una tienda gigante de dulces en la que horneaban galletas de chocolate. Era increíble, fue uno de esos momentos en la vida en que sabes que estás viviendo algo extraordinario”, ha asegurado.