Jennifer Lopez dice que es más fácil salir con Alex Rodríguez que con Ben Affleck

01JLO

En la edición de diciembre de InStyle, la estrella de 49 años aclara cómo ha cambiado el noviazgo en Hollywood desde la llegada de las redes sociales. Tomemos, por ejemplo, la relación de alto perfil de López con Ben Affleck, que terminó en 2004. La extensa cobertura de los medios alrededor de su romance fue intensa, pero la ex pareja se involucró haciendo entrevistas conjuntas y criticando a los medios en su video de Jenny From the Block.

“Jennifer y Ben lo estaban pidiendo con ese video”, dice Elaine Goldsmith-Thomas, quien dirige la compañía de López, Nuyorican Productions, y también escribió Jefa por Accidente. “Le dije: ‘Te estoy vendiendo como una criada [en la película Maid in Manhattan], ¿y ustedes conducen en Bentley’?”. Pero, como señala Goldsmith-Thomas, ” 6 años después, estoy segura de que Ben Affleck también es más maduro”.

López admite que las citas eran “en realidad peores” en aquel entonces. “Fue una locura. Ahora, al menos, puedo mostrarte quién soy un poco. En aquel entonces, creías todo lo que leías en la portada de un periódico”, le dice a la revista. “Muchas veces no fue verdad, o fue como un tercio de la verdad”.
Si bien las estrellas de hoy tienen que lidiar con las redes sociales, “no vivieron la era de los tabloides”, agrega. “Ahora me parezco a mi mamá: ‘Solía caminar cuesta arriba hacia la escuela, ¡antes de que hubiera autos!'”.
López argumenta que las redes sociales son una de las razones por las que ella y Rodríguez no han sido objeto de la prensa amarillista. “Ahora la gente puede ver que este chico que pensaron que era un atleta tan duro es como un padre tonto que ama a sus hijos y celebra a su novia”, dice. López también notó un cambio en su percepción después de que se convirtió en juez de American Idol en 2010. “Ese programa fue en vivo; todo fue en el momento, no editado. Entonces, finalmente, la gente vio que yo era realmente una persona, alguien con un corazón. Pude hablar por mí misma por primera vez, y eso cambió todo”.

La vida con Rodríguez es más fácil, dice López. “Cuando nos conocimos, los dos ya habíamos trabajado mucho en nosotros mismos. Todos tenemos defectos, y las personas que quiero en mi vida son las personas que reconocen eso y están dispuestas a trabajar en esos defectos”, dice. “Es súper importante: Alguien que esté dispuesto a mirarse a sí mismo y decir ‘está bien, no soy muy bueno aquí’ o ‘podría hacerlo mejor allí'”.