Impiden la entrada a expresentadora de TV a oficina pública

001

La expresentadora de noticias Marta Alvarado reveló este martes, 11 de febrero, que fue rebotada de las oficinas de la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre en la ciudad de David, en Chiriquí, por “no cumplir las normas de vestimenta”.

La periodista explicó que le argumentaron que no podía portar una falda por arriba de las rodillas y compartió en sus redes sociales una fotografía de cómo lucía con su vestimenta, lo que causó revuelo entre sus seguidores. “Qué les parece que no me dejaron entrar a las oficinas de la ATTT en La Rivera en David, porque no cumplo las normas de vestimenta. Mi falda está muy corta según el seguridad”, explicó la comunicadora chiricana.

El hecho conmocionó las redes sociales, donde muchos, indignados, se quejaban por considerarlo absurdo y algunos más jocosos cuestionaban si en el Tránsito “estaban autorizados para boletear minifaldas”.

Para Victor Atencio, un activista de Derechos Humanos, “están violando la Ley No. 16 de 2002 que regula el derecho de admisión sobre todo si no tienen código de vestimenta (aprobado por la Defensoría) en lugar visible. Eso puede traer sanciones)”, dijo.

Hasta el abogado Sidney Sittón reaccionó al respecto y los mandó a buscar oficio. “¿Quién califica la vestimenta? Que los directores de la Autoridad del Tránsito busquen oficio. La economía en el piso y estos viendo el largo de las naguas”, manifestó.

Hubo también quienes consideraron que si era una norma y estaba anunciada, había que respetarla.
Algunos hasta recordaron cómo el propio presidente recibió nada menos que en el palacio presidencial al cantante Sech en pantaloncito corto.
Tal fue el revuelo en redes sociales que al final de la tarde, el propio director regional de la Autoridad del Tránsito le ofreció disculpas a la comunicadora social.

“Me llamó el Director Regional de la ATTT en Chiriquí para pedirme disculpas por el incidente. Me dice que el seguridad es de una agencia externa. Disculpa aceptada. Sin embargo, creo que es bueno el debate sobre estas normas, a mi juicio, absurdas.