Hyperloop prueba por primera vez todos sus sistemas en vacío: el transporte del futuro ya es una realidad

01HYPERLOOP

Elon Musk tenía razón. El sistema de transporte que concibió en 2013 y que varias compañías tratan de hacer realidad desde entonces funciona de verdad. Una de estas compañías, Hyperloop One, acaba de hacer la primera prueba completa en vacío y ha sido un rotundo éxito.

Los responsables de Hyperloop One han hecho público el vídeo de una prueba de sistemas que tuvo lugar en mayo de este año pero que no se ha dado a conocer hasta ahora. En el vídeo se puede ver como el vehículo de prueba (todavía poco más que una plataforma con ruedas) se mueve por el interior del tubo en un vacío casi total y alcanza una aceleración de 2G. Este es el vídeo.

La prueba parece humilde pero es importante porque es la primera que demuestra que todos los elementos de Hyperloop (levitación Maglev, propulsión electromagnética, tubo de vacío…) funcionan como se esperaba en la mesa de diseño. A partir de aquí, lograr una cápsula funcional que transporte carga o pasajeros solo es una cuestión de tiempo.

Hyperloop One no parece dispuesta a dejarse adelantar por la competencia a la hora de ser la primera en hacer realidad este futurista medio de transporte y ya ha presentado el primer prototipo de cápsula. Está fabricada en aluminio aeronáutico y fibra de carbono y mide 8,5 metros.

El siguiente paso de Hyperloop One es doble. Por un lado trabarán en afinar el sistema de esclusas del tubo para que mantengan el vacío cuando el vehículo llegue a su destino. Este sistema es importante porque evita tener que invertir energía y recursos en instalar maquinaria que vuelva a extraer el aire del tubo.

Por el otro, el siguiente paso es alcanzar los 400 kmh con la cápsula completa. La meta final es alcanzar los 1.200 kmh calculados por Elon Musk en su diseño inicial. Aunque la compañía trabaja desde un laboratorio en el desierto de Nevada, su objetivo es vender el sistema de transporte en Europa. Actualmente hay nueve rutas propuestas en diferentes países que conectan, por ejemplo, Londres y Edimburgo en 50 minutos.