El jefe del Estado Mayor francés dimite tras su roce con Macron

01EL JEFE DEL ESTADO

 

El jefe del Estado Mayor de Francia, el general Pierre de Villiers, en desacuerdo con los recortes previstos en defensa, dimitió este miércoles, provocando una crisis en la presidencia de Emmanuel Macron.

“En las circunstancias actuales, considero no estar ya en condiciones de asegurar la perennidad del modelo de ejército en el que creo para garantizar la protección de Francia y de los franceses, hoy y mañana, y apoyar las ambiciones de nuestro país”, escribió el general De Villiers en un comunicado enviado a la AFP.

“Por consiguiente, asumí mi responsabilidad presentando hoy mi dimisión al presidente de la República, que la ha aceptado”, agregó en la nota.

La posible dimisión de De Villiers, agitaba desde hace unos días los círculos militares después de que el general con cinco estrellas, de 60 años, tuviera un roce con el joven presidente centrista, de 39 años.

El origen del conflicto son una declaraciones filtradas del general quien la semana pasada se quejó, a puertas cerradas, ante diputados de la comisión de Defensa de la Asamblea Nacional, en términos ásperos, del recorte contemplado por Macron de 850 millones de euros en el presupuesto del ejército para 2017, estimando que “no es sostenible”.

Después de haber llamado al orden al general De Villiers el pasado 14 de julio ante jefes militares recordándole que él es el “jefe”, el presidente francés le reprochó, sin nombrarlo, el haber expuesto públicamente esta polémica de forma “indigna”.

“Si algo opone al jefe del Estado Mayor del Ejército y al presidente, se cambia al jefe del Estado Mayor del ejército”, sentenció Macron en una entrevista publicada el domingo en el Journal du Dimanche.

El Gobierno prevé un recorte de 850 millones de euros en gasto militar este año, en un contexto general de recortes presupuestarios para 2017.

Pool/AFP/Archivos / Michel EulerEl general Pierre de Villiers observa un minuto de silencio tras el presidente Emmanuel Macron ante la tumba del soldado desconocido, el pasado 14 de mayo en el Arco del Triunfo de París

Este recorte es parte de una disminución prevista de 4.500 millones de euros en el gasto del Estado en 2017 para cumplir con su compromiso con Bruselas de limitar el déficit de Francia al 3% del PIB.

Su sucesor, el general François Lecointre, consejero militar del primer ministro Edouard Philippe, fue nombrado este mismo miércoles. Lecointre, de 55 años, asumirá sus funciones el jueves, indicó el portavoz del gobierno Christophe Castaner.

– Francia, en varios frentes –

De Villiers, un general apreciado por sus hombres, se quejaba regularmente por la falta de recursos asignados a los militares cuando Francia está comprometida en varios frentes contra el yihadismo y la amenaza terrorista en el Sahel (4.000 hombres), en Oriente Medio (1.200) y en el territorio nacional (7.000).

“Siempre he velado, desde mi nombramiento, por mantener un modelo de ejército que garantice la coherencia entre las amenazas que pesan sobre Francia y Europa, las misiones de nuestro ejército que no cesan de aumentar y los medios presupuestarios necesarios para cumplir con ello”, declaró De Villiers, quien desempeñó el cargo durante tres años y medio.

Para el Ejército, los recortes presupuestarios anunciados la semana pasada son aún más difíciles de aceptar porque el presidente Macron, elegido el 7 de mayo, había multiplicado las declaraciones a favor de los militares desde que llegó al poder.

El día que asumió la presidencia recorrió la avenida de los Campos Elíseos en un vehículo militar y visitó a heridos de guerra. Poco después, viajó a la base militar francesa de Gao, en Malí, y hace poco estuvo en un submarino nuclear.

Más allá de estos gestos simbólicos, el presidente francés se había comprometido a dedicar el 2% del PIB a gastos de defensa para el año 2025, de acuerdo con sus promesas de campaña.

Las reacciones a la renuncia del general De Villiers no tardaron en llegar. Para Marine Le Pen, líder de la extrema derecha a quien Macron venció en la segunda vuelta presidencial, el Ejército francés perdió a “un hombre de gran valor” cuya renuncia “ilustra los abusos graves” del presidente.

Para el líder de izquierda radical, Jean-Luc Melenchon, Macron cometió “un error enorme” que crea una situación “malsana” entre el Ejército y la nación.