El caníbal japonés que se comió a una holandesa y se convirtió en estrella

01EL CANIBAL

El tema parece sacado de tiempos antiguos o de la ficción. Sin embargo, no. Es real. El canibalismo existe entre nosotros. El japonés Issei Sagawa es la prueba: este hombre que ahora tiene 69 años en 1981 se juntó con una compañera de universidad (estudiaban literatura comparada en la Sorbona de París) en su casa, la mató y luego se la devoró.

Sagawa le pidió a la holandesa Renée Hartevelt que fuera a su departamento bajo la premisa de que necesitaba ayuda para aprender alemán. Ella aceptó y con ese acto se condenó. Cuando la chica estuvo en su casa, el joven nacido en Japón sacó una pistola y disparó. Entonces comenzó a comérsela y lo hizo hasta donde pudo.
Cuando los restos de la mujer comenzaron a pudrirse, el caníbal puso su cadáver descuartizado en dos valijas y los llevó a un gran parque en las afueras de París.

Pero no fue cuidadoso. Sacó los restos de su víctima antes del atardecer, momento en que había mucha gente en el parque, y no se percató de que goteaban sangre. Testigos del hecho llamaron a las autoridades y Sagawa fue atrapado.

Sin embargo su condena no fue ejemplar: la Justicia le dio dos años de cárcel. Después de su arresto, fue internado en un hospital psiquiátrico y permaneció allí hasta 1983, cuando los franceses lo enviaron de regreso a Japón.

Y en su tierra natal, Sagawa no fue juzgado (se cree que no había pruebas suficientes) sino que se convirtió en estrella.

Su historia inspiró libros, papeles en películas, cómics, canciones y él apareció en innumerables programas de entrevistas. Ahora, su crimen fue llevado a la pantalla en un documental titulado “Caniba” y es sensación. “La mató, la violó y comenzó a comérsela. Pero él tenía problemas con la carne cruda y la cocinaba”, contó Verena Paravel, codirectora del documental, de acuerdo con lo publicado por NYPost.