El Barcelona gana y espera la caída del Atlético de Madrid para ser campeón

01EL BARCELONA

El Barcelona hace su parte y espera. El equipo azulgrana vence por 0-2 al Alavés y podría coronarse hoy como campeón de la liga española si el Valencia vence al Atlético de Madrid en el Wanda Metropolitano.

No fue un triunfo demasiado cómodo para el equipo catalán, que tuvo a Arturo Vidal desde el inicio, como el volante cargado hacia la derecha en el trío que dispuso Ernesto Valverde desde el comienzo, en una posición que fue mutando de acuerdo a las necesidades del juego. El Rey, en lo suyo, aportó en la contención y en despliegue. Regularmente entregó el balón con acierto. Incluso dos cabezazos que pudieron terminar en gol. Eso sí, a un cuarto de hora del final, un error defensivo suyo pudo costarle caro a su escuadra.
El Alavés, sin el lesionado Guillermo Maripán, apostó por un estricto dispositivo defensivo para controlar a un ataque culé que no tuvo desde el comienzo a Messi. El local pasó susto un par de veces, pero también lo provocó en virtud de ataques directos o balones detenidos. En dos ocasiones, Rodrigo Ely inquietó a Mar-André ter Stegen.
Sin embargo, más allá de haberle dado descanso a su principal estrella, Ernesto Valverde puede confiar en el talento de sus alternativas. Carles Aleña, después de una combinación entre Vidal y Sergi Roberto, abrió la cuenta en los 53′ y sentó justicia a la superioridad barcelonista si se mide el interés por protagonizar el partido y por controlar el balón.

El 0-2 llegó en un jugada confusa. El VAR le ayudó al juez Adrián Cordero a determinar una mano de Tomás Pina, cuando la jugada había sido anulada por un fuera de juego de Samuel Umtiti, tras un tiro libre de Dembélé. Reglamentariamente, la decisión es correcta, pues el recurso tecnológico puede utilizarse para dilucidar una situación distinta a la que motivó su uso. La ejecución le correspondió a Luis Suárez y el uruguayo no falló.

Con el partido decidido, Lionel Messi ingresó al campo para intentar ampliar sus registros personales y alcanzó a hacerse notar, aunque no a aumentar el marcador. El argentino sumó su segundo partido en línea sin anotar.