EEUU enfada a China con la venta de armas a Taiwán por $1,420 millones

01EEUU ENFADA A CHINA

 

Pese al aparente acercamiento entre Estados Unidos y China, después de la reunión que sostuvieron el presidente Donald Trump y Xi Jinping en su reciente visita a Florida, el anuncio del Departamento de Estado de que autorizó la venta de un paquete de armas a Taiwán por valor de 1,420 millones de dólares, enfureció a China, que pidió este viernes a Washington que se retracte.

El Departamento de Estado notificó este jueves al Congreso la propuesta de venta de armas, según informó un alto funcionario gubernamental que pidió el anonimato, y tendrá ahora un periodo de 30 días para decidir si vetarla o seguir adelante, pero no se espera ninguna sorpresa.

Esta será la primera venta de armas que recibirá Taiwán bajo el Gobierno de Donald Trump y vuelve a poner sobre la mesa el conflicto regional con China, que considera la isla una provincia más.

China se declaró este viernes “firmemente opuesta” a la venta que consideró enviarían un mensaje muy equivocado a las fuerzas de “independencia de Taiwán”, dijo la embajada de China en Washington en un comunicado citado por Reuters.

“La medida equivocada de la parte estadounidense va en contra del consenso alcanzado por los dos presidentes y el impulso de desarrollo positivo en la relación China-Estados Unidos”, dijo la embajada china.

Desde el Departamento de Estado subrayaron que la venta de armas no afectará a la postura que tradicionalmente ha mantenido Estados Unidos de respetar la política de “una sola China”, desde que rompió relaciones diplomáticas con Taipei en 1979 reconociendo a Pekín como único gobierno, aunque mantiene una relación diplomática informal con Taiwan.

El presidente Trump sugirió en diciembre que estaba dispuesto a revisar esa posición, aunque finalmente afirmó al presidente Xi que continuaría respetando el acuerdo.

La venta de armas, después de las buenas palabras que se dirigieron ambos líderes tras su encuentro en Mar-a-Lago en abril, podría significar el fin de la ‘luna de miel’ de la relación entre ambos, que había estado precedida por las acusaciones de Trump durante su campaña campaña presidencial de que China manipula su moneda y la amenaza de gravar los productos estadounidenses fabricados en ese país.

Trump había dejado a un lado esos reproches por un tono más colaborador a cambio de que China se implicara más en asuntos regionales como presionar a Corea del Norte para que abandone su programa nuclear y las pruebas de misiles balísticos.

En este sentido, Trump reconoció la semana pasada que China no pudo convencer a Corea del Norte y, según The New York Times, funcionarios han señalado que estaría menos limitado en otros aspectos de la relación bilateral, incluyendo a Taiwán.