Coronavirus: las dos razones por las que Bill Gates se muestra optimista en la lucha contra la pandemia

001

Bill Gates sigue de cerca los conflictos sanitarios mundiales desde hace varios años. A partir del trabajo que lleva adelante en la fundación que lidera con su esposa, Melinda Gates, el cofundador de Microsoft trabaja por la erradicación de enfermedades como la malaria y busca acercar atención sanitaria a las áreas geográficas más perjudicadas por la desigualdad económica y social. Ahora, el filántropo volvió a hablar de la lucha contra la pandemia de coronavirus y se mostró optimista frente a su punto final.

En un video que grabó desde Seattle, Estados Unidos, para una conferencia virtual, Gates hizo un fuerte pedido a los gobiernos y laboratorios, al remarcar que será clave que los medicamentos y vacunas se distribuyan entre quienes más los necesitan y no entre quienes mejor los paguen.

“Si dejamos que los medicamentos y las vacunas vayan a los que ofrecen más, en vez de a las personas que más los necesitan, tendremos una pandemia más larga, más injusta y más mortífera”, dijo. “Necesitamos líderes para tomar decisiones firmes para una distribución basada en la equidad y no solo en factores relacionados con el mercado”, agregó.

Además de esta advertencia, el magnate se mostró optimista frente al término de la pandemia de coronavirus y esgrimió dos importantes razones.

“Sigo siendo optimista”, manifestó. “Vamos a ganar la lucha contra el covid-19 y seguiremos avanzando contra el sida y otras crisis sanitarias”.

En primer lugar, argumentó que los investigadores están haciendo grandes progresos. “Se están desarrollando mejores herramientas de diagnóstico para identificar a los infectados. Las inversiones van a los bancos de medicamentos antivirales, una rama de la ciencia donde había infrainversión”, explicó.

La segunda razón de su optimismo tiene que ver con la solidaridad demostrada en el último tiempo a escala mundial, que de acuerdo a su mirada también se pudo constatar en la lucha contra el sida, con el Fondo Mundial creado en 2002, y el programa de ayuda americano Pepfar (Plan de Emergencia del Presidente para el Alivio del SIDA), lanzado por George W. Bush y destinado sobre todo al África subsahariana.