Catar y EEUU firman un acuerdo sobre lucha antiterrorista

01QATAR Y EEUU

 

Catar y Estados Unidos firmaron un memorando de acuerdo sobre la lucha contra la financiación del “terrorismo”, anunciaron este martes en Doha unos responsables de los dos países.
El anuncio lo hizo el ministro de Relaciones Exteriores de Catar, que fue aislado y objeto de bloqueo por sus vecinos del Golfo por su presunto apoyo a movimientos extremistas.
El acuerdo fue firmado por el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, que visita Catar.
“Hoy Catar es el primer país que firma con Estados Unidos un programa de lucha contra la financiación del terrorismo”, declaró el ministro catarí, el jeque Mohamed ben Abderrahman Al Thani.
“Invitamos a todos los países que nos imponen un bloqueo a sumarse” al acuerdo, añadió en una rueda de prensa con Tillerson.
El secretario de Estado norteamericano viaja el miércoles a Yeda, en Arabia Saudí, en el marco de su gira por la región.
En el entorno de Tillerson, que inició su mediación el lunes en Kuwait, se tiene muy presente la importancia de las complejas divergencias entre Catar y sus adversarios árabes sobre el apoyo a grupos extremistas y los vínculos con Irán, la crisis más grave que haya registrado el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) desde su creación en 1981.
Arabia Saudí, Baréin, Emiratos Árabes Unidos y Egipto (que no es miembro del CCG) rompieron relaciones con Catar el 5 de junio y le impusieron sanciones económicas.
Estos países reclaman que Doha cese lo que llaman su política de apoyo “al terrorismo” y su acercamiento con Irán.
Estos cuatro países impusieron a Catar el 22 de junio una lista de 13 exigencias, entre ellas el cierre de la televisión Al Jazeera y una base militar turca y la revisión de sus relaciones con Teherán, para normalizar relaciones con Doha.
Catar niega las acusaciones y rechaza la totalidad de las demandas, estimando que violan sus soberanía.
“Estamos en un callejón sin salida”, declaró en Kuwait R.C. Hammond, consejero de Tillerson, estimando que una salida de crisis podría tomar meses.
“Tuvimos una ronda de intercambios y de diálogo (en Kuwait) pero no avanzamos”, constató, estimando que el paquete de exigencias presentadas a Catar no es viable.
Pero si se las toma una a una, algunas de estas condiciones pueden cumplirse, agregó, afirmando que las dos partes deben hacer concesiones y que en materia de terrorismo “no hay manos limpias”, en una posible alusión al eventual financiamiento por los adversarios de Catar a grupos extremistas.
Al término de los primeros intercambios en Kuwait, este país, Estados Unidos y Gran Bretaña, asociado a la mediación, publicaron el lunes un comunicado dando cuenta de “su profunda inquietud” por la crisis.
Los tres países exhortaron a los protagonistas de la disputa a que “contengan de forma rápida la crisis actual y que la resuelvan lo antes posible mediante un diálogo”.
– “Top secret” –
Para la delegación de Tillerson, el objetivo primordial de Washington es hacer que se agoten las fuentes de financiamiento de los grupos extremistas para consolidar las victorias frente al grupo Estado Islámico en Irak y en Siria e impedir los ataques “terroristas”.
La base de Al Udeid, en Catar, utilizada por Estados Unidos, es un elemento clave en la lucha de Washington contra Estado Islámico.
La víspera de la llegada de Tillerson a Doha, el tono volvió a subir entre Catar y sus adversarios por una serie de documentos con el sello “top secret” divulgados por el canal CNN.
Estos documentos conciernen los acuerdos de 2013 y de 2014 sobre los compromisos tomados por los dirigentes del Golfo en materia de lucha contra “el terrorismo” y la prevención de actos de desestabilización en la región.
Los firmantes se comprometen a cesar su apoyo a los Hermanos Musulmanes, a no interferir en los asuntos internos de sus vecinos, a no apoyar a las partes en Yemen que puedan perjudicar a los países del Golfo, a regular sus medios y a no naturalizar a los opositores de los países vecinos.
Pero uno de los documentos subraya que no se puede tomar medidas de retorsión contra uno de los firmantes sin discusiones previas con el interesado.
Es por ello que el jeque Saif ben Ahmed al Thani, responsable de la oficina de información del gobierno de Doha, afirmó que las medidas tomadas contra su país constituyen “una violación flagrante de los acuerdos de Riad”, donde se firmaron esos documentos.
Las 13 reivindicaciones, en particular el cierre de Al Jazeera, “no tienen nada que ver con los acuerdos de Riad”, subarayó a CNN.
Por el contrario, los adversarios de Catar subrayaron en un comunicado publicado tarde el lunes que esos documentos prueban que Doha “falló en sus compromisos” de 2013 y 2014.