Arrestan en Nueva York una decena de presuntos miembros de la Mara Salvatrucha

01ARRESTAN EN NY

 

Al menos una decena de personas han sido arrestadas en Nueva York en conexión con la sangrienta pandilla Mara Salvatrucha, o MS-13.

De los detenidos, cuatro están  acusados del asesinato de cuatro jóvenes latinos en un área despoblada de Long Island, a mediados del pasado mes de abril.

Omar Villalta, Santis Ortiz y Alex Hernández son las identidades de tres de los capturados que fueron vinculados con aquel crimen que saltó las alarmas de las autoridades y la preocupación de la población local.

El cuarto implicado es un menor de edad cuya identidad no ha sido revelada.

Según documentos de la corte federal, a los cuales The New York Times ha tenido acceso, los cuatro sujetos fueron detenidos el pasado jueves, aunque no fue hasta este lunes que se presentaron cargos formales en su contra.

Los jóvenes que ahora han sido acusados de asesinato y de crimen organizado serían los responsables de las muertes de Michael López Banegas (20 años), de Brentwood, Justin Llivuerca (16 años), de East Patchogue, Jorge Tigre (18 años), de Bellport, y Jefferson Villalobos (18 años), de Pompano Beach, Florida, cuyos cuerpos fueron encontrados en el Recreation Village Park, de Central Islip, plagados de heridas de machete, un método muy habitual de la Mara Salvatrucha en Centroamérica. 

Aunque la familia de los cuatro fallecidos ha insistido en que no tenían nada que ver con los grupos delincuenciales, fiscales federales aseguran que tanto ellos como una quinta persona que escapó “fueron marcadas para morir simplemente porque eran sospechosas de irrespetar al MS-13 y de ser pandilleros rivales”.

De acuerdo con Justin Meyer, comisionado de Policía asistente del condado Suffolk, los cuatro jóvenes asesinados “recibieron severos traumas en todo el cuerpo”.

A este suceso deben sumárseles los asesinatos en 2016 de las igualmente jovencitas Kayla Cuevas y Nisa Mickens, que dispararon las alarmas sobre la peligrosa presencia de este grupo delincuencial de origen salvadoreño en Long Island, donde jamás se habían producido actos de sangre de semejante magnitud.

En su momento, hasta el fiscal general, Jeff Sessions, se acercó a esa zona del sudeste del estado de Nueva York para valorar con las autoridades locales las medidas que se tomarían para hacerle frente a una realidad que inquieta a no pocos de sus residentes.

El pasado mes de junio, 45 presuntos pandilleros fueron también detenidos en varios operativos llevados a cabo en la isla de Long Island y en la misma ciudad de Nueva York.

En estos momentos, la Mara Salvatrucha ha sido considerada por la administración de Donald Trump como un serio desafío para la seguridad nacional, y hacia ella están siendo dirigidos los focos de la policía y la justicia.

Hasta ahora, la policía del condado de Suffolk ya ha investigado 11 homicidios desde el pasado mes de septiembre.

Se cree que esta organización criminal fue fundada como una pandilla callejera de barrio en la ciudad de Los Ángeles a mediados de la década de 1980, por inmigrantes que huían de la guerra civil en El Salvador.